Bienvenidos al Centro de Interpretación del Medievo

lacruz1

Bienvenidos, nobles damas y caballeros, bravos guerreros y valientes señoras, despiertos infantes… bienvenidos todos al Centro de Interpretación del Medievo y los Castillos de Extremadura.
No teman vuesas mercedes sufrir quebranto de espíritu o cuerpo, o menoscabo en su hacienda, pues han de saber que esta fortaleza, y todas las almas que en ella se encuentran, están bajo la protección de las ánimas de don Álvaro de Luna y don Beltrán de la Cueva, validos de insignes reyes, y personajes de noble condición, carácter templado y agudo ingenio.

Lo que se expondrá a sus mercedes a partir de ahora, a base de documentos, imágenes, voces y objetos diversos, resume mil años de la historia de Extremadura. Mil años en los que hubo muchas batallas, traiciones, matanzas y enfermedades, pero también valentía, nobleza, heroísmo, y, sobre todo, convivencia entre tres culturas, la cristiana, la judía y la musulmana. Tres formas de entender la vida que supieron confluir para definir lo que hoy somos, descendientes de aquellos caballeros, de aquellos nobles, artesanos, campesinos, mercaderes…

Ellos nos dejaron su legado en forma de impresionantes fortalezas y castillos, pero sobre todo, en las virtudes de un carácter forjado en el mestizaje, el tesón y la nobleza de espíritu, que hoy sigue presente en el temple de los extremeños.

También nos dejaron una notable herencia en forma de leyendas, de apariciones divinas y de bellísimas historias de amor, que siguen flotando, como los espíritus de quienes las protagonizaron, en las almenas, torres y pasadizos.

Déjense impregnar por esta esencia, y verán, como ocurriese con nuestro antepasados de entonces, que al terminar el recorrido serán capaces, como ellos, de las más altas gestas, de descubrir nuevos mundos, esos que habitan, como el mayor de los tesoros, en el interior de cada una de vuesas mercedes.