Planta superior

Pero sigamos, que aún queda mucho por descubrir en este viaje.

castillodeluna03La Segunda Planta nos sumerge de lleno en la historia del castillo donde nos encontramos. Allí el visitante sabrá de la trascendencia histórica del Castillo de Luna y de la vecina fortaleza de Azagala. Allí conocer la vida de personajes tan relevantes en la Edad Media de la Península como don Álvaro de Luna y don Beltrán de la Cueva, quiénes eran, cómo fueron sus vidas, cómo llegaron a lo más alto, por qué el Castillo de Luna se convirtió en un lugar donde se gestaron muchas de las decisiones que luego marcarían la historia…

Al lado, otra sala nos aproxima aún más al modo de pensar y actuar de nuestros antepasados. El visitante conocerá de forma de forma activa, convirtiéndose en protagonista del recorrido, cómo eran los castillos, qué elementos tenían, y, puesto que hablamos de recintos preparados para la guerra y el dominio, de qué manera se atacaban estas impresionantes fortalezas y cómo se defendían sus pobladores.

sal11Después el viajero conocerá la organización de las ciudades y villas medievales, su sistema económico y el modo en el que se evolucionó de una sociedad rural a los burgos, traspasándose paulatinamente el poder de la primera a los segundos.

Finalmente, el visitante encontrará otra sorpresa. No sólo conocerá las tres culturas que poblaron Extremadura en el Medievo y cómo se relacionaban, sino que podrá transformarse en uno de estos personajes, experimentar de manera vívida lo que suponía ser musulmán, cristiano o judío. Seguro que será una experiencia imborrable.

Finalizamos el recorrido con una nueva sorpresa. Las sensaciones hasta aquí percibidas como un viaje se llevan al límite: una sala de proyecciones, dotada de imagen en tres dimensiones y sonido envolvente hará que el viajero regrese a esa época, y casi pueda tocar a sus protagonistas.

musulmanesLa visita se convierte así en una aventura de sensaciones que nos traslada en el tiempo.

Para disfrutar aún más de la experiencia, al entrar cada visitante recibe un folleto explicativo y una guía con todas las fortalezas y sus peculiaridades. Cada vez que la ojee, las sensaciones volverán al viajero, que rememorará el momento en el que fue partícipe de una época histórica apasionante.